Blogia
La Fernandina - Desde Cienfuegos, Patrimonio Cultural de la Humanidad

Parques

El cubanísimo sueño de un norteamericano

El cubanísimo sueño de un norteamericano

Foto Nelson Costa

 

Una añosa composición musical criolla recomienda: “… conozca a Cuba primero y al extranjero… después”. La sugerencia, aplica, también, a lo local; es más, viene que ni pintada para describir la imperativa necesidad de que surgiera, en el verano de 2013, el proyecto “Sendas”, iniciativa que, a nombre de la Oficina del Conservador de la Ciudad, pone en contacto directo a cienfuegueros y visitantes nacionales y foráneos con el patrimonio centrosureño, a partir de recorridos temáticos guiados que socializan la labor investigativa de los especialistas de la institución.
Una de las rutas hacia las que se ha encaminado “Sendas” destaca la relevancia del aporte económico y cultural de la zacarocracia criolla que impulsara el denominado “Boom azucarero”, de la segunda mitad del siglo XIX, matizado por capital trinitario, principalmente, camagüeyano o foráneo que impulsaron entre otros, el norteamericano Edwing F. Atkins, quien, a finales de esa centuria, adquiere el antiguo central “Soledad del Muerto”, actual “Pepito Tey”. El propósito, entonces, del poderoso inversionista era fomentar el laboreo científico en torno al mejoramiento de la caña, sin embargo, su legado ha trascendido su tiempo y se nos revela como uno de los más distinguidos aportes a la riqueza patrimonial, inmueble y natural, de la ciudad de Cienfuegos. Así, una de la “Sendas en verano” invita a recorrer el camino del azúcar que conduce hasta dos de los Monumentos Nacionales inventariados en La Perla del Sur: la casa Sarría-Atkins y el Jardín Botánico.
Precisiones históricas aparte y, a través de una de las más carismáticas mujeres que he tenido el gusto de conocer, la instructora guía del Jardín Botánico de Cienfuegos, Iliana García, hoy le invito a descubrir tan sólo algunas de las maravillas naturales que convierten al vergel, en uno de los más atractivos paisajes de la geografía local y nacional.
Reservorio de plantas que superan los CIEN años de edad, el Jardín Botánico de Cienfuegos conserva en su herbario, incluso, algunos de los ejemplares traídos a Cuba por el propio Atkins. De un total de MIL SEICIENTAS CUARENTA y CINCO especies, el OCHENTA por ciento corresponde a la categoría de plantas exóticas;
Lo que hoy conocemos como Jardín Botánico de Cienfuegos inició su trabajo en MIL NOVECIENTOS UNO como Estación Botánica de Harvard para la investigación tropical y la caña de azúcar. Al fundarse, sólo contaba con CUATRO Y MEDIA hectáreas, sin embargo, actualmente exhibe más de NOVENTA. La labor científica a la que estuvo vinculada el parque, aún hoy, continúa siendo una de sus principales líneas de trabajo, aunque sus objetivos también incluyen la promoción y conservación de los relevantes valores naturales que contiene.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres